Hoy cocinamos con pimientos dulces o picantes

Hoy cocinamos con pimientos dulces o picantes

Al llegar el verano se los ve firmes, orgullosos de su piel. Verdaderas maravillas para servirlos solos, rellenos, enteros o trozados. Originarios de América los ajíes o pimientos colorados son indiscutibles protagonistas en ciertas comidas latinoamericanas. De allí, los ajíes pasaron a Europa donde se los revalorizó y dieron origen a platos famosos.

Colores, formas y sabores

Los mejores ajíes, sean verdes, colorados o amarillos, son tersos al tacto y con un aroma definido. En Argentina se cosechan muy bien en las provincias de Buenos Aires, Salta, Mendoza y Jujuy. En general,los más dulces (morrones) se preparan asados, rociados con hilos de aceite y ajo picado, y los más picantes, en cambio, son los preferidos para condimentar. En cuanto a la forma, los redondos tienen un sabor más suave que los ajíes verdes. El Calahorra tiene forma de corazón y color rojo oscuro, es dulzón y resulta ideal para prepararlo en conservas. En cambio el guindilla, o “de la mala palabra”, decididamente picante y mucho más chico, es muy usado en algunas provincias del norte argentino. En todos los casos hay que desechar las semillas, para suavizar su sabor.

Cuáles y cómo

Para rellenar son mejores los anchos y pulposos, sacándoles la tapa aceptan mil variantes. Se pueden servir fríos como entrada y calientes como plato principal. Crudos y en ensalada, conviene cortarlos en fina juliana y no excederse en la cantidad, para que su sabor no “tape” el de los otros ingredientes. Para pelarlos, se asan a la parrilla o al horno. Cuando comienza a despegarse la piel, se retiran del fuego. Se envuelven en papel de diario y se dejan unos minutos para que el vapor se concentre. Luego, se pelan con cuidado.

Y como ya es nuestra costumbre les brindamos un par de ideas sabrosas:

Rolllitos de morrones:

Asar y pelar 4 morrones. Cortarlos por la mitad a lo largo, retirarles las semillas y aplanarlos. Reservar. Freír en aceite de oliva 2 berenjenas y 1/2 cebolla, picada. Terminada la cocción, hacerlas puré o procesarlas. Agregar 1 huevo batido y pan rallado hasta lograr una buena consistencia. Salpimentar. Colocar porciones de esta preparación sobre los ajíes, arrollar y sujetar con un palillo. Colocarlos en una fuente para horno precalentada, rociarlos con aceite de oliva y llevar a horno moderado y precalentado 15 minutos, aproximadamente.

Ensalada Toledo:

Acomodar en una fuente las hojas de 1 planta de escarola. Distribuir en el centro 1 lata de atún, 1 cebolla y 1 ají rojo cortado en aros finos. Agregar 2 tomates cortados en cubos y 2 huevos duros cortados en cuartos. Decorar con aceitunas verdes descarozadas. Condimentar con sal, pimienta y aceite de oliva. Si se desea, espolvorear con almendras saladas y fileteadas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*