Dieta sana, vida sana

Pablo 22 noviembre 2012 0

irecetas de cocina pirámide

Ante el ritmo de vida actual, es difícil llevar y mantener una alimentación saludable y una dieta variada y equilibrada. Es importante conocer qué alimentos debemos consumir y en qué condiciones, así como la mejor manera de conservarlos en las mejores condiciones para ser consumidos. Todo ello, nos facilitará que podamos llevar en nuestro día a día una vida sana y que podamos confeccionar un menú equilibrado y completo para nuestras necesidades energéticas. Por eso, preguntas como cuántas comidas debemos ingerir al día, en qué cantidades o qué tipo de alimentos son necesarios diariamente necesitan ser contestadas para confeccionar nuestro menú personalizado y saludable.

En primer lugar, es importante mantener un equilibrio entre las calorías ingeridas y las gastadas. Esto dependerá de las características de cada persona: edad, sexo, altura, peso, etc. En segundo lugar, debemos tener en cuenta los alimentos que no deben faltar en nuestra dieta: proteínas, hidratos de carbono, lácteos, verduras, frutas y grasas. Puedes guiarte por la conocida pirámide de alimentación, para saber la asiduidad con la que debemos tomar cada grupo alimenticio. Como última recomendación, deberías hacer cinco comidas a lo largo del día: un desayuno con raciones de lácteos, hidratos de carbono y frutas; un almuerzo con algo de lácteos o proteínas, y frutas; una comida con raciones de fruta, proteínas, hidratos de carbono y verduras; una merienda parecida al almuerzo; y una cena parecida a la comida, pero más ligera, para que el descanso nocturno sea relajado y completo.

Este tipo de alimentación además, debe de estar acompañada de una buena conservación y manipulación de los alimentos que vamos a ingerir, y así, evitar posibles intoxicaciones alimentarias. Una de las medidas que debemos adoptar, es una buena refrigeración de los alimentos que no vayamos a consumir inmediatamente, siendo  importante no perder la cadena de frío. Congelar alimentos supone tener en cuenta una serie de consideraciones: en el caso de alimentos elaborados, enfriarlos lo más rápidamente posible; si son alimentos ya refrigerados, evitar un exceso de tiempo en el traslado desde la tienda hasta el refrigerador domésticos; y congelar manteniendo unas medidas de higiene en la manipulación de los alimentos, así como usar los correctos envases de alimentos para su mantenimiento.

irecetas nevera

En este último aspecto del envasado, no solo es importante en el ámbito doméstico, sino que debemos tener en cuenta los diferentes etiquetados y envasados de los productos que adquirimos en la tienda de alimentación. Recordemos la importancia de no romper la cadena de frío en el transporte de los alimentos, así como evitar llenarlos en exceso superando la capacidad de nuestro congelador o refrigerador. Debemos tratar de descongelar los alimentos en frío y nunca volver a congelar aquellos que previamente se han descongelado. Puedes encontrar más información sobre este tipo de cuestiones alimenticias en páginas web de los organismos oficiales de salud, o en otras como www.Makro.es, donde además encontrarás sus políticas de refrigeración y envasado de sus productos que te garantizarán conocer lo que estás consumiendo.

Lenovo thinkpad tablet 2 comentarios levitra médicos atlanta de pérdida de peso